Entrevista

Sky Airline: "La oportunidad de crecimiento es gigantesca"

Sky Airline sigue creciendo. Ha retomado diversos vuelos internacionales desde Santiago y sobre todo desde Lima en las últimas semanas.

José Raúl Vargas, es gerente General de Sky Perú y director de Operaciones del holding chileno. Desde esta doble posición es el artífice de la creación de Sky Airline Perú pero también del desarrollo del hólding y su expansión regional. Por eso conversamos con él para conocer el estado de la compañía hoy, su lectura de la actualidad y sus planes inmediatos.

-¿Le interesa a Sky la posibilidad de conectar diversas “segundas ciudades” del continente y no solamente las capitales?

-Sí absolutamente. Nuestro sueño, nuestra visión es ser “la low cost de Sudamérica” y eso implica desarrollar la mayor red posible de destinos entre todos nuestros países: Perú, Chile, Brasil, Argentina y demás. Comenzamos por las ciudades de mayor tráfico, con conexiones punto a punto. En un momento de pospandemia, no queda otra que comenzar por las capitales. Para que tenga una idea, desde Santiago de Chile volamos a ocho destinos, entre Perú, Colombia, Argentina y Brasil. Desde Lima, acabamos de sumar el segundo destino internacional que es Buenos Aires, ya volábamos a Cancún y se nos viene el inicio de vuelos desde la capital peruana a Punta Cana, Miami y Bogotá, en los próximos tres o cuatro meses. Cuando consolidemos el tráfico de las ciudades principales vamos a desarrollarnos hacia el resto. En Argentina, llegamos a Buenos Aires y Mendoza, y la idea es sumar un Santiago/Córdoba, y cuando consolidemos la recuperación vamos a mirar esos destinos.

-¿Cómo está la flota en este momento?, ¿cómo se distribuyen los aviones entre Chile y Perú?, ¿y cómo es el cronograma de recepción de nuevos aviones?

-Es el principal orgullo que tenemos y nuestro objetivo: disponer de la flota más moderna de Sudamérica. Hoy la flota se compone de Airbus A320NEO y un puñado de A321NEO. A principios de diciembre recibimos nuestro avión número 28. De ellos tres son A321NEO, con capacidad para 238 pasajeros, y el resto son A320NEO con capacidad para 186 pasajeros. Actualmente, 21 están destinados a Chile y 7 están en la base de Perú. En la medida que se concrete la reactivación desde Lima, algunos aviones más pasarán de una base a otra. Para el 2024, y según los contratos firmados, deberíamos llegar a los 40 aviones, y eso nos convertirá, además, para esa fecha, en el segundo operador mundial del A321XLR, que tiene un rango operativo extendido. Este modelo tiene la capacidad de un A321 convencional, pero con un rango que supera los 6.400 km habituales del modelo hasta los 8.400 km. Y eso nos va a permitir llegar desde Santiago a El Caribe y Miami; y desde Lima a Nueva York, Los Ángeles y hasta Canadá, por ejemplo. Esto es un salto importantísimo porque nos va a llevar a competir “a otras ligas” con el modelo low cost. Y uno piensa que 2024 está lejos, pero ya comenzamos con Airbus el trabajo de diseño del interior de esos aviones.

-Eso supondrá, algo que generará algo que hasta hace poco causaba “escozor” en la industria que es la posibilidad de cubrir rutas largas con aviones de fuselaje angosto y un modelo low cost…

-Exactamente. Es algo novedoso y sin precedentes. Soñamos con tarifas, para un Santiago/Miami, de US$ 200. La eficiencia que brinda el modelo de avión así lo permite. Va a hacer un cambio relevante en la industria. Hablamos además de una flota de 10 aviones de este tipo y de un contrato firmado antes de la pandemia. Pero además la primera empresa en recibir el A321XLR es American Airlines, y la segunda Sky, y el segundo competidor regional que los va a tener recibirá la primera unidad un año después de nosotros.

-Los primeros que experimentaron el modelo low cost en el largo recorrido terminaron utilizando aviones grandes, A330 o B-787, pero no con aviones más pequeños, que mejoran los costos y la ocupación, ¿no?

-Sí, pero, además los ejemplos que menciona implican a empresas que querían “cruzar el charco”, es decir volar sobre los océanos. Nuestro objetivo es volar Norte/Sur y Sur/Norte, esa es nuestra oportunidad, ser un jugador relevante para Sudamérica, conectándola con el Norte.

Sky y sus planes regionales

-¿Qué planes hay respecto de Colombia y de Brasil?

-En Colombia estamos creciendo, estamos operando tres frecuencias a la semana desde Bogotá, pronto pasaremos a cuatro y seguramente en febrero llegaremos a servicio diario. Y también vamos a vincular Bogotá con Lima desde abril próximo, partiendo con tres frecuencias semanales. A Brasil lo estamos atacando desde Santiago con frecuencias hacia Río, San Pablo y Florianópolis, que es un destino estacional, y para el segundo semestre estaríamos sumando vuelos a Brasil desde Lima. Pero no lo tenemos confirmado porque estamos monitoreando y analizando la evolución de la demanda que es algo ahora muy complejo. Los tráficos domésticos se han ido recuperando mucho más rápido.

Si analizas las grandes crisis, la de las Torres Gemelas, la de la gripe porcina, la industria siempre se afectó, pero siempre fueron las low cost las que menos se perjudicaron, las que más rápido se recuperaron y las que más market share ganaron. A nivel global, el market share de las low cost supera hoy el 30%. La reactivación la estamos viendo, primero en el turismo interno. La pandemia encerró a los viajeros y hoy han salido a recuperar sus vacaciones, a descansar, pero en sus países; y en segundo lugar va el tráfico étnico. Hay que tomar en cuenta que viven más de 400 mil peruanos en Chile, unos 350 mil peruanos en Argentina, hay menos argentinos en Lima y Santiago, pero son segundas y terceras generaciones y hay muchas familias cruzadas. En definitiva, hay un tráfico étnico que es numeroso.

Lo que viene más postergado es el turismo internacional. Todos sabemos lo “enredados” que están en Estados Unidos y Europa, y otro segmento bien golpeado por la crisis es el corporativo. Como low cost, siendo que tenemos y podemos ofrecer tarifas atractivas, que es lo que se está buscando, estamos “como pez en el agua”. Esperamos que no haya nuevas cepas ni cierres y la cosa vaya estabilizándose.

-¿Es alentador el panorama, entonces?

-La oportunidad es grandísima. Perú, por ejemplo, está acercándose recién ahora al 70% de la recuperación del doméstico, Chile parecido; Argentina está aún más atrás y los flujos regionales están al 50%. Vemos un 2022 de transición, recién en 2023 estaremos en niveles PreCovid.

-Hay una segunda juventud, un nuevo momento de apogeo de las low cost en Latinoamérica. En este contexto se han dado acuerdos y alianzas en la región, lo vemos en algunos acuerdos firmados por Viva Air, vemos la alianza entre Viva Aerobus y Allegiant, ¿se puede pensar en alianzas y alineamientos entre low cost?

-Sí definitivamente. Como en todas las industrias, uno toma un café con todo el mundo y, en definitiva, un cafecito no se le niega a nadie… En nuestro caso y más allá de los titulares periodísticos, formalmente no hay nada concreto. Fue más especulación de la prensa que otra cosa. Pero sí estamos avanzando en alianzas comerciales que no implican fusiones. Hay una convergencia hacia eso, hacia allá va la industria.

Balance preliminar del 2021

-¿Cómo es el balance financiero de Sky, al cierre de 2021? Porque la empresa se tuvo que “arreglar sola”, porque como todas las aerolíneas sudamericanas no ha recibido las grandes ayudas financieras que sí atesoraron las norteamericanas y las europeas.

-Estamos bastante más tranquilos que hace algunos meses, por tres motivos. El principal trabajo que tuvimos que hacer al comienzo de la pandemia fue sentarnos con nuestros principales acreedores a decirles: “Muchachos, necesitamos trabajar de modo conjunto y necesitamos su apoyo”. Proveedores de aviones, bancos, proveedores de combustible, todos han sido comprensivos. En la industria existe un ratio que establece que cada línea aérea debiera tener en la caja un 20% de los ingresos o de los costos anuales. Claramente, todas las aerolíneas quemamos caja a lo loco en un escenario donde teníamos gastos fijos pero cero ingresos. Y salimos airosos, logramos buenos acuerdos con nuestros proveedores. El segundo paso fue ajustarnos el cinturón, ese fue el más doloroso. La solidaridad que vivimos hacia el interior de Sky y el compromiso de nuestra gente con la empresa fue significativo. Y finalmente, en tercer lugar, salimos a la búsqueda de un nuevo socio inversionista que ya apareció. Y a todo esto, las ventas se han recuperado con lo cual volvimos a contar con caja. Somos optimistas. Le cito un ejemplo, Lima/Buenos Aires, Sky es un poco conocido en el mercado y en plano trabajo de posicionamiento, sin embargo, la ocupación de los vuelos para los próximos meses supera el 85%. Aprendimos a sobrevivir a la pandemia y damos por descontado que no vamos a volver a atrás y esto es gracias a los protocolos, a los cuidados, a los niveles de vacunación, ya no volverá a ser igual.

-Un fenómeno nuevo es que las low cost están firmando acuerdos de bloqueos y cupos con operadores turísticos. ¿Cuál es la experiencia de Sky con las agencias de viajes?

-Ya no existe el modelo low cost tradicional a rajatabla. Creo que todos somos hoy un poco más híbridos. Hoy buscamos eficiencia, que podamos traspasar al pasajero, con la mejor experiencia de viaje posible. Cuando miramos nuestro costo por asiento-kilómetro (CASK, en inglés), pasamos a jugar el Mundial, nos podemos comparar con las mejores aerolíneas del mundo y eso es fundamentalmente por la flota que disponemos. Estamos jugando en primera y disputando la final de la Champions League… Pero cuando uno ve los mercados de Perú, Argentina y Chile, por ejemplo, es imposible centrarnos en los segmentos turísticos, como hace Ryanair en Europa, por ejemplo, nosotros debemos construir una propuesta de valor para el turista, pero también para el viajero de negocios, el étnico y trabajamos también con el canal indirecto. Es súper relevante para nosotros. En Colombia, por ejemplo, la mitad se vende de modo directo y la mitad por indirecto, de manera que es súper importante. Y debemos adecuarnos a la realidad local. Nosotros nos hemos adaptado, trabajamos muy bien con las agencias de viajes. Pero, además, en Chile y Perú es muy fuerte también el mercado chartero. Hay empresas, mineras muy importantes que chartean sus propios vuelos para empleados. Nosotros mismo en Chile hemos hecho como 40 vuelos charters para mineras, movilizando más de 30 mil pasajeros. Es un negocio muy importante para nosotros, tanto en Chile como en Perú. Además, ha habido rutas que quizás por pasajeros no son tan importantes, pero que han ganado gran importancia por la carga. Tal es el caso del Iquitos, en el Este del Perú. Quizás por pasajero no es tan relevante, tanto es así que se ha vuelto casi una ruta carguera.

José Vargas 2 CMS.jpeg
José Vargas, directo General de Sky Airline Perú y gerente de Operaciones del hólding.

José Vargas, directo General de Sky Airline Perú y gerente de Operaciones del hólding.

-¿Cómo avanza la compañía con relación al fenómeno NDC, la tecnología XML?...

-Lo estamos viendo. Todavía no hemos cerrado ni decidido nada. Seguimos trabajando con la distribución habitual vía GDS. Tenemos algunas pocas agencias, de las principales, conectadas directamente que tienen acceso a vender nuestro inventario.

El año pasado comenzamos con un proceso de transformación digital monstruoso que va a comenzar a rendir sus frutos recién en 2022. Esto implicó fortalecer la web, nuestra app, ciertos procesos internos, ponernos a tono con las legislaciones de Defensa del Consumidor que se empieza a establecer en todos nuestros países de la región. Hay que tener mucha agilidad para facilitar los reembolsos, las anulaciones y demás: nunca ha habido tanto cambio en tan poco tiempo.

-Es que Sudamérica parece estar un paso atrás y por lo que usted comentaba hay tanto para crecer aún en “lo convencional”…

-La oportunidad es gigantesca. Cuando comenzamos con las operaciones de cabotaje en Perú, siempre que teníamos la oportunidad en una entrevista periodística, decíamos que había que seguir consolidando el cambio de la matriz de transporte, es decir pasar del terrestre al aéreo, porque es más rápido, eficiente e igual de económico. Y eso sucedió, cambió, pasamos de estar un 60%-15% a un 35%-35%. Y la oportunidad sigue ahí porque si uno analiza el ratio de viajes por habitantes al año, Perú y la Argentina siguen muy atrás de Chile o Colombia que está teniendo casi un viaje por habitante al año. Y ni hablar si nos comparamos con Estados Unidos o Europa.

Pensemos solamente que antes de la pandemia, movilizamos en Perú casi 12 millones de pasajeros al año y este 2021 cerramos con cerca de un tercio de eso. Ya somos el segundo operador aéreo en Chile y en Perú y ahora queremos captar una buena participación en el mercado regional, tenemos un buen producto, una buena flota y una cultura adecuadas.

-Sky es uno de los pocos casos de una compañía aérea establecida que decidió cambiar su modelo de negocios y adoptar el low cost.

-Y cuando tu hablas con un montón de gente, de otras industrias incluso, y todo el mundo, como dicen en “argentino”: “te venden humo con la cultura empresarial”. Pero una de las cosas que más me sorprendió cuando llegué a la compañía, fue justamente su cultura. Y en pandemia, viendo el nivel de compromiso de la gente se ha robustecido aún más. Suena a “verso” pero a la larga todos podemos tener el mismo avión o la misma tarifa, pero la diferencia real es la cultura que se refleja en el nivel de servicio. Ahí queremos hacer la diferencia.

A321XLR Sky.jpg
El Airbus A321XLR encargado por Sky Airline llevará el low cost al largo recorrido.

El Airbus A321XLR encargado por Sky Airline llevará el low cost al largo recorrido.

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de tapa