Europa

Vuelos fantasmas: La polémica está servida

Las aerolíneas europeas se dividen: algunas quieren cambiar la norma que pesa sobre los slots y otras no. En tanto, los cielos se llenan de vuelos casi vacíos.

Lufthansa pidió concretamente que no se modifiquen las normas que regulan la distribución de slots de vuelos (franjas de autorizaciones operativas, despegues o aterrizajes, en los aeropuertos). Ryanair se opuso y pidió que se vuelva a la normalidad y lo mismo hizo Wizz Air. La Comisión Europea salió a responderle a Lufthansa. ¿Qué fue lo que sembró la polémica?: Las normas que distribuyen los slots en los aeropuertos europeos.

Para no tener que “repartirlos” año tras año, la autoridad aeronáutica estableció la norma (Reglamento 95/93) de que los slots, año versus año, se deben utilizar en un 80%. El uso del 80% de los slots otorgados le garantiza a cada aerolínea los conserve. La pandemia supuso un parate, el tráfico aéreo de diversos países se vio cerrado prácticamente. Esto generó la imposibilidad de cumplir con la norma del 80%. Por eso la Comisión Europea decidió generar una excepción al respecto y bajar a una proporción 50/50 (es decir la obligación de utilizar la mitad de los slots otorgados). Sin embargo, comenzó a hablarse de la vuelta a la normalidad, y, de hecho, la Comisión Europea modificó la proporción nuevamente, en un punto intermedio, hablando de la obligación de cumplir con el 64% de los slots desde abril próximo. Para Lufthansa no están dadas las condiciones para ese incremento y la prueba de ello es que debe realizar vuelos fantasmas para no perder los slots. Ryanair, en cambio, cree que se debe volver a la norma del 80%.

El statu quo actual lleva a los vuelos fantasmas: a que muchas líneas aéreas decidan operar vuelos vacíos, sin pasajeros, que de hecho no fueron comercializados, sólo con la idea de no perder los slots.

Vuelos fantasmas: el pedido de Lufthansa

Lufthansa habló de la necesidad de concretar casi 18 mil vuelos fantasmas para conservar los slots. Por eso pidió a la Unión Europea que vuelva a flexibilizar la medida y la retrotraiga al menos al 50%. De hecho, el ministro belga de Movilidad, Georges Gilkinet, remitió una carta a la Comisaria Europea Transporte, Alina Valean y a la europarlamentaria Karima Delli, para mantener retrotraer la norma al 50%. Y es que, de los 18 mil vuelos fantasmas planeados, 3 mil corresponderán a Brussels Airlines, la filial belga del grupo Lufthansa. Según el gobierno belga, los vuelos fantasmas atentan contra el medioambiente y debilitan el compromiso del bloque de alcanzar “los objetivos comunes de reducción de emisiones”.

En el mismo sentido, IATA señaló que la norma europea de slots está “fuera de contacto con la realidad” y su “rigidez ignora la evidencia presentada por el sector en un contexto de incertidumbre por el establecimiento o levantamiento de restricciones”.

La respuesta de Ryanair

“La solución al problema de los vuelos fantasmas de Lufthansa es sencilla: se trata de vender estos asientos a los consumidores. Si Lufthansa realmente necesita operar estos vuelos, únicamente para evitar la liberación de slots a sus competidores, entonces se les debería exigir que vendan estos asientos al público a precios más bajos”, declaró Michael O’Leary, CEO del Holding Ryanair. Y remató: “Lufthansa ama llorar lágrimas de cocodrilo acerca del medioambiente mientras hace todo lo posible para proteger sus slots asignados”. La low cost irlandesa lidera el bando de quienes quieren volver al estándar de la norma del 80%.

En el mismo sentido se expresó Jósef Váradi, CEO de Wizz Air, considerada la tercera low cost más grande de Europa: “Dejen las normas como estaban y el mercado se encargará de resolver el problema. “Nosotros seremos capaces de operar estos slots en los aeropuertos saturados. Cambiar la legislación es proteger a estas aerolíneas que son incapaces de operar porque son ineficientes”, agregó el ejecutivo.

¿Qué dice la Unión Europea?

“Los vuelos fantasmas son una decisión comercial. Para la Comisión, los vuelos vacíos son malos para la economía y el medioambiente y por eso se ha tomado medidas desde el inicio de la pandemia”, dijo Stefan de Keersmaecker, vocero del área de Transporte de la Comisión Europea. Pero el bloque fue aún más lejos porque afirmó “no tener constancia de la veracidad de la realización de los 18 mil vuelos fantasmas”.

De hecho, el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, el italiano Paolo Gentinlioni agendó un encuentro con Peter Gerber, responsable de Asuntos Europeos de Lufthansa.

En Brasil, el mismo dilema

El otorgamiento de slots y su uso efectivo o no representa en Brasil el mismo dilema. Recientemente, la ANAC de Brasil advirtió de la entrada en vigor de una norma que controlará el uso efectivo de los slots, fijando el piso necesario en un 70% de cumplimiento. “Ante la reanudación de operaciones en el sector aéreo, la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) decidió aplicar, a través de la Resolución N°694 para el cálculo del índice para obtener derechos históricos por parte de las aerolíneas de manera diferenciada entre vuelos nacionales e internacionales. Además, el objetivo de regularidad se redujo al 70% en todos los aeropuertos coordinados en la temporada Verano 2022, que va del 27 de marzo al 29 de octubre de este año”, explica la dependencia estatal. “Para los vuelos internacionales, un mercado aún muy afectado por los efectos de la pandemia del Covid-19, se seguirá aplicando la penalización por cancelación de slots, siempre que estos horarios de salida y llegada provengan de historiales de slots y sean devueltos con una antelación mínima de cuatro semanas de la operación aérea”, agrega la ANAC.

Temas relacionados

Deja tu comentario

Notas de tapa