Gestión

Recursos humanos: el aporte de las neurociencias a la motivación

Marcelo Cristale explica cómo las neurociencias brindan herramientas efectivas para la motivación de los recursos humanos y la promoción de cambios positivos.

Para la gestión de recursos humanos, las neurociencias brindan nuevas perspectivas, permitiendo un mayor entendimiento del funcionamiento del cerebro. Proporcionan herramientas para facilitar la motivación y promover el cambio en diferentes contextos, influyendo en el comportamiento. Uno de los principales aportes de las neurociencias es la identificación de los circuitos cerebrales que están involucrados en la motivación.

Existe un sistema de recompensa en el cerebro que se activa cuando obtenemos algo placentero. La dopamina, un neurotransmisor relacionado con el placer, juega un papel fundamental en la motivación.

Con respecto al cambio, las neurociencias han demostrado que el cerebro tiene una gran plasticidad, lo que significa que puede cambiar y adaptarse a nuevas experiencias y aprendizajes.

Esto ha llevado a la identificación de mecanismos específicos que facilitan el cambio, como la plasticidad sináptica y la neurogénesis. Se ha descubierto que existen procesos de retroalimentación positiva entre el cerebro y el cuerpo, lo que implica que los cambios en nuestro comportamiento y estilo de vida influyen en la estructura cerebral.

Los terapeutas pueden utilizar el conocimiento de la plasticidad cerebral para desarrollar técnicas de intervención efectivas. Los educadores pueden diseñar estrategias que aprovechen la capacidad del cerebro para adaptarse y aprender.

Embed

Aportes básicos de las neurociencias a la gestión de recursos humanos

Algunos de los aportes de las neurociencias más destacados son:

  • Plasticidad cerebral: nuestro cerebro es capaz de cambiar y adaptarse a lo largo de toda nuestra vida. Esto significa que podemos aprender nuevas habilidades, adquirir nuevos hábitos y modificar nuestra forma de pensar y sentir.
  • Neuroplasticidad: nuestro cerebro se modifica en respuesta a nuestras experiencias y a nuestro entorno. Podemos aprovechar esto para promover un cambio positivo en nuestras vidas, creando entornos estimulantes que ayuden a desarrollar nuevas habilidades.
  • Responsabilidad personal: somos responsables de nuestras acciones y de nuestras emociones. No podemos atribuir nuestros comportamientos o nuestra forma de pensar a factores externos, sino que podemos tomar decisiones conscientes para modificar nuestra forma de actuar y pensar.
  • Regulación emocional: Las neurociencias han aportado técnicas y estrategias para regular nuestras emociones y gestionar el estrés.
  • Cambio de creencias limitantes: nuestras creencias limitantes pueden modificarse a través de un proceso de reestructuración cognitiva. Podemos desafiar y cambiar nuestras creencias negativas o limitantes, sustituyéndolas por creencias más positivas.
  • Finalmente, las neurociencias han aportado una base científica a los procesos de cambio personal, permitiéndonos comprender cómo funciona nuestro cerebro y cómo podemos aprovechar su plasticidad y capacidad de adaptación para lograr el cambio deseado.

“La flexibilidad en tiempos de grandes cambios es una cualidad vital del liderazgo”.

Brian Tracy

* Marcelo Cristale es Licenciado y Profesor en Psicología. Psicólogo Social. Profesor de Psicología y Neurociencias aplicadas al Turismo en la Maestría en Economía y Gestión del Turismo de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Otras noticias que pueden interesarte

Turismo sostenible: OMT dio el presente en la COP28

Fitur: tendencias de gestión de reservas en Travel Technology 2024

RIU Palace Pacifico: reapertura tras reforma integral

Meliá Hotels International: 1 de cada 3 aperturas serán hoteles de lujo

Deja tu comentario