Inicio
Actualidad
FTI Group

La quiebra de FTI Group: ¿cuál es el rol del fondo Certares?

La reciente quiebra de FTI Group, uno de los principales tour operador europeos, ha sacudido el sector. En el centro de esta turbulencia se encuentra el fondo de inversión Certares, cuyas decisiones y estrategias han sido objeto de intensas sospechas.

La industria turística ha sido testigo de uno de los colapsos más impactantes de los últimos años: la quiebra de FTI Group. Fundado en 1983, se había consolidado como uno de los principales operadores turísticos en Europa, ofreciendo una amplia gama de servicios que incluían paquetes turísticos, vuelos y alojamiento en todo el mundo.

Sin embargo, la inesperada quiebra del grupo ha dejado a miles de viajeros y empleados en la incertidumbre.

Para entender la caída de FTI Group, es crucial examinar la relación entre la compañía y Certares, un fondo de inversión especializado en los sectores de turismo, hospitalidad y transporte.

El rol del fondo Certares en la historia de FTI Group

Certares se ha destacado por su enfoque estratégico en inversiones que promuevan el crecimiento a largo plazo y la innovación dentro de las empresas en las que invierte. Su portfolio incluye nombres prominentes como American Express Global Business Travel y Hertz.

En los últimos años, Certares realizó una serie de inversiones en FTI Group, apostando por su capacidad de recuperación y crecimiento pospandemia. Estas inversiones estaban dirigidas a fortalecer la estructura financiera de FTI, mejorar sus ofertas digitales y expandir su presencia en mercados emergentes.

La expectativa era que, con el respaldo de Certares, FTI Group pudiera no solo recuperarse de los estragos causados por la pandemia de Covid-19, sino también posicionarse como un líder innovador en la industria turística.

A pesar de las inyecciones de capital y las estrategias de reestructuración, FTI Group no pudo sobreponerse a los desafíos persistentes. Los problemas de liquidez, junto con una deuda acumulada significativa, comenzaron a asfixiar las operaciones diarias del grupo.

A medida que las dificultades financieras se intensificaban, Certares se enfrentó a decisiones críticas sobre el futuro de su inversión.

En un intento por proteger sus intereses, Certares exploró diversas opciones, incluyendo la venta de activos y la búsqueda de nuevos inversores. Sin embargo, estas medidas resultaron insuficientes para estabilizar la situación financiera de FTI. La incapacidad para asegurar fondos adicionales o encontrar un comprador adecuado precipitó la declaración de insolvencia del grupo.

Te puede interesar: FTI Group, el tercer turoperador europeo, vendido "por 1 euro"

Karl Markgraf, CEO de FTI Group.png

Insolvencia a largo plazo

El pasado mes de abril se supo que Certares adquiría FTI Group por la simbólica suma de 1 €, más 125 M € de inyección. No quedaba claro qué pasaría con su deuda de cerca de 1.000 M € contraída con el Gobierno federal alemán y el estado de Baviera durante la pandemia de Covid-19.

Lo más llamativo es que el supuesto nuevo propietario no presentó en ningún momento solicitud de control de fusiones ante la Oficina Federal de Cárteles alemana.

Entonces, ¿qué sucedió?

Por el momento, la situación de los pasajeros damnificados se arreglará con el providencial estreno del Deutscher Reisesicherungsfonds (DRSF), o Fondo Alemán de Seguridad en Viajes, creado en 2021, algún tiempo después de la quiebra de Thomas Cook.

Por su parte, los más de 800 empleados de la matriz tienen garantizada la nómina hasta agosto.

En pocas palabras, se trata de un desastre derivado -como muy bien se ha señalado- de una situación de insolvencia a largo plazo, generada entre 2020 y 2021 a causa de las restricciones a los viajes derivadas de la pandemia, pero que en el caso de este grupo turístico no se estaba enjuagando después -a diferencia de otros competidores- y el horizonte era una amortización de los préstamos públicos en 2026 y 2027.

Certares no había presentado ninguna solicitud de control de fusiones ante la Oficina Federal de Cárteles ni ante la autoridad responsable de la Comisión Europea, según publica la prensa alemana.

Incluso en España, FTI le había pedido en aquel periodo dinero a la SEPI, que en 2022 le concedió una ayuda de 31 M €, en este caso a la marca Meeting Point Hotels. Ese mismo año la cadena devolvió 3,09 millones, y en 2023, otros 5,3 millones de euros, según fuentes de la entidad, por lo que la deuda pendiente asciende a 22,61 millones, prácticamente el 73% de la ayuda recibida para afrontar los efectos de la pandemia.

En resumen, muchas deudas y, en cambio, una propiedad con larga experiencia previa en el sector telecomunicaciones y poca en turismo que, según publica reiteradamente la prensa especializada alemana, había dejado de invertir en el grupo turístico, al parecer desde 2022. Y un fondo inversor que, también al parecer, lo que buscaba era una importante quita en la deuda para operar más holgadamente.

El caso es que el intento no coló, las autoridades alemanas no transigieron ni quisieron hacerle semejante regalo a Certares, que se hubiese salido con la suya por 125 M € -más 1 €- y la parte de la deuda que no le hubiese condonado el Gobierno federal alemán y el estado de Baviera.

certares Greg O'Hara.jpg
Michael Gregory (Greg) O'Hara es el fundador y director general senior de Certares.

Michael Gregory (Greg) O'Hara es el fundador y director general senior de Certares.

Impacto en el sector turístico

La quiebra del tour operador ha dejado una marca significativa en la industria y la comercialización turística europea. Miles de viajeros se han visto afectados por cancelaciones de vuelos y reservas de hoteles, y los empleados enfrentan un futuro incierto. Además, la situación ha generado un efecto dominó en los proveedores y socios comerciales de FTI, que ahora deben lidiar con las pérdidas derivadas de la insolvencia del operador turístico.

Para Certares, la quiebra de FTI Group representa un desafío importante. El fondo debe evaluar cuidadosamente sus estrategias de inversión y gestión para evitar futuros colapsos similares. La situación también destaca la importancia de la diligencia debida y la necesidad de una gestión proactiva en tiempos de crisis.

La caída de FTI Group y el rol de Certares en su historia ofrecen varias lecciones para la industria turística y los fondos de inversión:

  • Evaluación de riesgos: es esencial realizar una evaluación exhaustiva de riesgos, especialmente en industrias tan volátiles como el turismo.
  • Gestión proactiva: la intervención temprana y proactiva puede marcar la diferencia entre la recuperación y la quiebra.
  • Diversificación: diversificar inversiones y estrategias puede ayudar a mitigar el impacto de una crisis en un solo sector o empresa.

La relación entre Certares y FTI Group ha puesto de manifiesto los desafíos y riesgos inherentes a las inversiones en el sector turístico. A medida que la industria busca recuperarse y adaptarse a un nuevo panorama post-pandemia, las lecciones aprendidas de este episodio serán vitales para guiar futuras estrategias de inversión y gestión empresarial.

Vale mencionar que, en noviembre de 2023, tanto Certares, como Wamos, el grupo turístico español propietario de Nautalia, y el gigante TUI Group, sonaron fuerte como posibles compradores de Alpitour, el mayor turoperador de Italia. Finalmente, la compra no prosperó.

Deja tu comentario